En el colegio se han fraguado las amistades más prometedoras y más peligrosas. Los salones de clase enseñan a medias crueldades e inocencias. Ser el fotógrafo personal de Pablo Escobar es una revelación que dura toda la vida. El Chino se encontró esa tarea cuando su antiguo compañero ya era dueño de un zoológico. Lo persiguió por plazas y piezas. Va un esbozo de la historia que un gracioso llamó las páginas antisociales.

Lina Britto

David Eufrasio Guzmán

Alfonso Buitrago Londoño

David Herrera

Eduardo Escobar